text.skipToContent text.skipToNavigation
22715

Reductores de engranajes cónicos con ruedas cónicas de plástico

  • Elevada dureza
  • Bajo coeficiente de fricción
  • Prolongada vida útil
  • Alta seguridad contra rotura de diente
Particularidades:

desde 29,58 €

Se han encontrado 12 productos

Descripción

Material
Carcasa de fundición inyectada de cinc ZnAl4Cu1.

Árboles de acero inoxidable 1.4301.

Ruedas cónicas de poliacetal (POM) o policetona (PK).
Versión
Carcasa y árboles con acabado natural.
Ruedas cónicas pulverizadas, dentado recto. Ángulo de presión de 20°.
Poliacetal blanco.
Policetona de color marfil.
Indicación
Poliacetal: material estándar con dureza alta y bajo coeficiente de fricción.
Policetona: material con vida útil considerablemente más larga, mayor transmisión de potencia y mayor seguridad contra rotura de dientes debido a la extraordinaria resistencia a la abrasión y las excelentes propiedades tribológicas.

Reductor de engranajes cónicos de aplicación universal y libre de mantenimiento en seis tamaños constructivos distintos en relación de transmisión 1:1. El sentido de giro es opcional. Los árboles se ubican en la carcasa sobre cojinetes autolubricantes. El ángulo axial es de 90°.
Estos reductores de engranajes cónicos son adecuados para accionamientos manuales o para un accionamiento mecánico de corta duración a bajas revoluciones y poca carga.
Rango de temperatura
-20 °C a +100 °C.
Tener en cuenta
Los momentos de torsión especificados en las tablas de medidas se refieren únicamente al dentado, no se tienen en cuenta ni el diámetro del árbol ni el tamaño de la chaveta de ajuste, etc. Los cálculos de la capacidad de carga se basan en la capacidad de carga de los hoyuelos de los flancos de diente y de la tensión generada de la raíz del diente. La capacidad de carga de una rueda dentada depende de distintos factores, de modo que los valores indicados solo representan valores orientativos para agilizar la selección. Las indicaciones sobre los momentos de torsión se refieren a un diente. Dependiendo del diámetro de paso, de los pares de ruedas dentadas, etc., se establece la cobertura que es imprescindible para determinar el momento de torsión transmisible. En el caso más sencillo de dentado recto, en la práctica es habitual un grado de cobertura de 1,1 a 1,25. Para aumentar la cobertura, se utiliza un número grande de dientes con módulos pequeños. Una buena cobertura de perfil puede reducir daños, como por ejemplo la formación de hoyuelos.